Veinte poemas de amor y una canción desesperada

Pablo Neruda.

Pablo Neruda.

Pablo Neruda terminó de escribir Veinte poemas de amor y una canción desesperada cuando aún tenía 19 años de edad. A pesar de su juventud, el poeta chileno alcanzó una composición lírica excelsa, caracterizada por sus formas elevadas de comunicación y un nivel literario sublime. No en vano, este libro es considerado una referencia fundamental dentro de las letras hispanoamericanas.

De hecho, al momento de su muerte del autor sudamericano (1973) Veinte poemas de amor y una canción desesperada ya tenía más de dos millones de copias vendidas. Por esta razón, probablemente se trata del poemario más leído de todos los tiempos. De acuerdo con el crítico literario Harold Bloom, Neruda es —junto al luso Fernando Pessoa— el poeta más prominente del siglo XX.

Sobre el autor

Pablo Neruda es el seudónimo de Neftalí Ricardo Reyes Basoalto (Parral, Chile, 1904 – Santiago de Chile, 1973), ganador del Premio Nobel de Literatura (1971). El poeta chileno escogió este alias en honor al poeta checo Jan Neruda. A lo largo de su carrera literaria pasó de la calidez de Veinte poemas al surrealismo sombrío de Residencia en la Tierra (1933-35).

Luego, manifestó su compromiso político y social en obras como Canto general (1950) antes de evolucionar hacia la simplicidad expresiva y temática evidente en Odas elementales (1954-57). De igual forma, esos cambios de temas y de estilo demuestran la adaptabilidad del poeta al momento de incorporar innovaciones estéticas dentro de su vasta producción literaria.

Nacimiento, infancia y primeros trabajos

Nació el 12 de julio de 1904. Al mes siguiente de su nacimiento su madre murió y debió trasladarse junto con su progenitor a la localidad de Temuco. Allí cursó sus primeros estudios y conoció a Gabriela Mistral, quien le acercó los grandes clásicos de la literatura rusa. Su primer poema fue La canción de la fiesta (1921), firmado con el alias de Pablo Neruda (registrado legalmente en 1946).

Igualmente, en Temuco trabajó por primera vez en un periódico, labor continuada en Santiago como redactor de La Claridad, en donde publicaron varios poemas suyos. En la capital chilena estudió para ser profesor de francés y consiguió notoriedad internacional tras el lanzamiento de Veinte poemas de amor y una canción desesperada y de Tentativa del hombre infinito.

Viajes y contacto con la Generación del 27

A mediados de la década de 1920 comenzó a desempeñar cargos consulares en países como Birmania, Singapur, Ceilán y Java. Más adelante, estuvo en España (1934 – 1938). En donde se relacionó con artistas de la Generación del 27 como García Lorca, Rafael Alberti, Miguel Hernández, Gerardo Diego y Vicente Aleixandre, entre otros.

En el país ibérico fundó la revista Caballo Verde para la poesía y dejó patente su apoyo a los republicanos con su obra en España en el corazón (1937). Asimismo, al regresar a Chile (1939) se hizo militante del Partido Comunista. En 1945, se convirtió en el primer poeta en recibir el Premio Nacional de Literatura de Chile.

Sus últimos años

Neruda utilizó su puesto en el senado para denunciar los problemas sociales de su tiempo, lo cual, le trajo enfrentamientos con la élite política gobernante. En consecuencia, debió pedir asilo en Argentina, después se refugió en México. Durante la primera parte de la década de 1950 recorrió la URSS, China y Europa Oriental. Recibió el Premio Nobel de Literatura en 1971.

Ese mismo año renunció a su candidatura a la presidencia de Chile en apoyo de Salvador Allende. El nuevo presidente lo nombró embajador en París. Sin embargo, se vio obligado a regresar a Santiago gravemente enfermo dos años después. Adicionalmente, la muerte de Allende a causa del ascenso de Augusto Pinochet al poder lo afectó tremendamente. El poeta falleció el 23 de septiembre de 1973.

Análisis de Veinte poemas de amor y una canción desesperada

Veinte poemas de amor y una canción desesperada.

Veinte poemas de amor y una canción desesperada.

Puedes comprar el libro aquí: No products found.

Estructura y estilo

Este poemario está compuesto por veinte poemas no titulados, a excepción de “La canción desesperada”. Si se examina el texto como un conjunto, el objeto lírico del libro no es una mujer en específico, es un arquetipo universal. Es decir, la persona amada frente a la persona amante (el escritor). Además, el propio Neruda declaró que para su composición evocó las memorias de sus enamoramientos juveniles.

En cuanto al estilo, Veinte poemas de amor y una canción desesperada evidencia grandes rasgos del modernismo literario. Pues, el texto muestra indicios de innovaciones estructurales en los versos, una musicalidad muy marcada y algunas dosis de preciosismo. No obstante, la singularidad de esta obra se convirtió en referencia para poetas posteriores.

Características

  • Predilección por cuartetos alejandrinos.
  • Empleo de versos en arte mayor y, en varios casos, de alejandrinos.
  • Predominancia de rima asonante.
  • Utilización de palabras esdrújulas y agudas en la mitad de los versos de arte mayor.

Temas

El amor, la nostalgia acompañante de los recuerdos y el abandono son sentimientos palpables en todo el libro. Del mismo modo, la entrada de los poemas está cargada del erotismo originado entre dos amantes jóvenes (e incluso, ingenuos). Al mismo tiempo, el poeta trasmite que el olvido acecha con su velo silencioso a cada sensación experimentada.

Por otra parte, el cuerpo de la mujer es tratado como un territorio fértil digno de ser recorrido minuciosamente y cultivado. En donde el deseo de entrar en contacto con ella nunca se satisface por completo. Por ende, las ansias del hablante amoroso (el hombre que necesita la tierra para labrarla)  se mantienen perennes.

Fragmento:

“Cuerpo de mujer, blancas colinas, muslos blancos,

te pareces al mundo en tu actitud de entrega.

Mi cuerpo de labriego salvaje te socava

y hace saltar el hijo del fondo de la tierra.

Fui solo como un túnel. De mí huían los pájaros

y en mí la noche entraba su invasión poderosa”.

Amor y desamor

El poeta refleja constantemente su conflicto con respecto al olvido y la nostalgia a través de metáforas relacionadas con la noche y la oscuridad. En contraste, la mujer amada rememora los sonidos de la naturaleza, la belleza del firmamento, las estrellas y el latido de la vida suscitado por ella. Ante su fémina, el poeta se entrega entusiasmado.

El deseo a través de la palabra

Frase de Pablo Neruda.

Frase de Pablo Neruda.

Cada promesa emitida por el hablante requiere de palabras precisas capaces de alcanzar no solo la atención y el cuerpo de la mujer amada. En realidad, frase a frase el poeta se aproxima al oído de su fémina con la firme determinación de llegar hasta su imaginación. Este aspecto es evidente en el siguiente fragmento:

“Antes que tú poblaron la soledad que ocupas,

y están acostumbradas más que tú a mi tristeza.

Ahora quiero que digan lo que quiero decirte

para que tú las oigas como quiero que me oigas”.

El verbo es el vínculo

La palabra se convierte en una necesidad ineludible para el sujeto amante. Por consiguiente, el verbo se erige como un instrumento empleado para transformar un cuerpo inerte en una sustancia vivaz y floreciente. En este punto, el amor puro —libre de todo deseo carnal— se muestra como una necesidad imperiosa de afecto.

El miedo al abandono

Finalmente, Neruda aborda el desamor en frases que revelan un temor básico del ser humano: a sentirse abandonado. Entonces, las memorias de un dolor del pasado afloran como un lastre que el amante lleva sin quererlo y prepara al lector para la canción desesperada. A continuación, se muestran algunas frases del mencionado poema:

“Todo te lo tragaste, como la lejanía.

Como el mar, como el tiempo. ¡Todo en ti fue naufragio!”