Saltar al contenido
Cómo Sentirte Bien

Trece vinos excepcionales para el Día de la Madre

28 abril, 2021

Trece vinos excepcionales para el Día de la Madre

¿Verdad que las madres se lo merecen todo? ¿Verdad que llevas un año deseando ver más a tu madre, abrazarla más, besarla más, decirle en persona todo lo que la quieres? Pues este año, vete a verla y díselo con un buen vino.

Hemos hecho una cuidadosa selección de blancos, rosados y vinos dulces elegantes, exquisitos, delicados, con carácter propio, para que escojas el que más le pegue a tu progenitora, el que más creas que le va a gustar según la descripción.

Ojo, que están todos tan buenos y son tan fáciles de beber que seguro que no fallas con ninguno, así que no des nada por hecho. O pruébalos tú y elige cuál le encajará más a ella con su estilo de vinos.

El Miracle bobal rosado nº5 2020: bobal característico de la DO Valencia, de Vicente Gandía,  con el precioso rosa pálido de matices violetas, aromas a fresa ácida y frutas del bosque y paso por boca suave a la par que fresco y persistente, con una acidez de lo más acariciante y puntazo a cereza al licor, con sutileza a la par que empaque. 12% Vol. 5,99 euros.

Viñas del Vero Gewürztraminer es un blanco sempiterno que siempre gusta a todos los paladares, y, para este Día de la Madre, viene con un brazalete que emula las filigranas doradas de su etiqueta, así como su color dorado aceituna, siempre tan artísticas en Viñas del Vero, de la DO Somontano. Floral, afrutado y con carácter, el trago se queda en la memoria de forma que puedes reconocerlo en cualquier bar a ciegas, solo o tapeando. 13% Vol. 10,90 euros.

PX 1927 Alvear, DO Montilla Moriles, una magnífico 100 % Pedro Ximenez dulce viejo con una crianza de cinco años en botas de roble americano que es la seña de identidad de Alvear, un coupage de sus vinos de la solera y de la primera criadera, elaborado a partir de uvas pasificadas al sol, que sirven de largo trasfondo a todo su dulzor con toques a torrefactos, a cacao y a toffee. Con quesos, inmejorable, demencial. 16% Vol. 13,10 euros.

Mara Moura Rosado de la variedad autóctona bastardo o merenzao 100%,  que prácticamente se encuentra extinguido, pero Martín Códax ha logrado salvarla para esta edición limitada de poco más de mil botellas, un regalo exclusivo para tu progenitora, que disfrutará de su profunda intensidad aromática a hierbas, a fruta roja semimadura, y a jazmín y violetas; en boca recuerda a un “blanc de noir” largo y persistente. 13% Vol. 18 euros.

Generación 50 Garnacha Blanca es el magnífico homenaje de la bodega familiar Témpore a la matriarca del clan, “generosa como la Madre Tierra, audaz y atrevida, siempre con la mano tendida esperando tu sonrisa”, cuyo carácter amoroso e intenso han conseguido imprimir a través de la crianza sobre lías en depósito ovoide de hormigón durante nueve meses. La fruta tropical se ensambla con los frutos secos en una redondez perfecta para nariz y paladar, insuperable. 14% Vol. 18 euros.

Regina 2019 es otra delicia muy gastronómica de Josep Grau Viticultor, 90% garnacha tinta y 10% garnacha blanca procedente de pequeñas terrazas de la Finca Partida Les Comes, en la DO Montsant. El mosto rosado fermenta en un fudre de roble austríaco de 2.000 litros Stockinger y luego envejece durante siete meses en el mismo, por lo cual sale aterciopelado, acariciante, sinuoso, con aromas y sabores a violetas y lavanda, a frutas y cítricos del Mediterráneo. 12,5 % Vol. 18,50 euros.

Geol 2017 es un blend de cariñena, merlot y cabernet sauvignon de Tomás Cusiné, de la DO Costers del Segre, con 14 meses en barrica que lo hacen elegante, complejo, profundo, espeso, cálido y con gran amplitud aromática y gustativa, repleto de frutos rojos como la picota y con una acidez equilibrada. 14% Vol y 19,95 euros.

Cipma II: insuperable homenaje a una madre, Marisol Rubio, que falleció a los 60 años dejando a su familia tan vacía que decidieron fundar una bodega en su honor. De ese amor sale este blanco meloso, directamente fermentado en barrica nueva de roble de los bosques de Missouri durante nueve meses, que no marca la varietal, pero lo deja poderoso, sabroso, potente, con retrogusto a mucha fruta carnosa, con un puntito a helado de arroz con leche avainillado. 13 % Vol. 19,20 euros.

Acacia macabeo, edición limitada, de la bodega Madrid Romero, DOP Jumilla, es un contundente blanco fermentado en barrica de acacia y criado sobre sus lías durante 10 meses, un logradísimo reto personal de Rosana Madrid, que ha creado un vino único y diferente, pura fruta madura acompotada, en el parque natural del Valle del Carche. 14.5%. 21 euros.

Gran Luna 2016, de la bodega Dehesa de Luna, Finca de Biodiversidad, es un vino corpulento realmente exquisito, con una crianza de 15 meses en barrica que le va a cambiar la vida a tu padre. En nariz se equilibran los aromas a grosella madura con las especias y los aromas balsámicos y herbáceos, pero en boca -¡ay, en boca!- la llena entera y perdura el sabor a compota de fruta con regaliz para el mayor de los disfrutes. 15,5% Vol. y 23 euros.

De perdidos al río (Que nos quiten lo bailao) es un dulce de hielo de pinot noir, elaborado por Bodegas Caballo, que se desmarca entre los Vinos de Granada como un absoluto regalo para los sentidos de color rosado piel de cebolla, con aromas mielosos y almibarados, y una gozadera en el paladar que tu madre no se querrá acabar nunca. Goloso, suave, con mucha compota de frutas especialmente dulces y una acidez culminante que pide repetir y pedir más de las escasas botellas. 11% Vol. 33,60 euros.

Grillo, de Bodegas El Grillo y la Luna, DO Somontano, es un extraordinario coupage de syrah, cabernet sauvignon, garnacha y merlot que fermentan por separado en fudres de roble francés. Es un tinto voluminoso, con la tanicidad y la acidez muy bien logradas, equilibradas con el alcohol, aunque tenga 15,5 % Vol.

Es contundente tanto en nariz como en boca, con mucha fruta negra y el toque a pan tostado que le aportan los 15 meses en barrica. Un premiadísimo vino para winelovers. 15,5% Vol. y 39,90 euros.

Ama 2015, de Gorka Izagirre: un txacoli de guarda, 100% uva hondarrabi zerratia, de la D.O. Bizkaiko Txakolina, acertadamente complejo, con crianza sobre lías, que huele a pura bollería y en boca tiene muy tamizada la típica acidez de estos vinos tan Basque Label. Los 22 meses en depósito lo hacen suntuoso, un pelín cítrico en el retrogusto y con esa madurez de las “amas vascas de baserri“, un homenaje al origen, a la madre tierra, con un estallido de sabor en el paladar. 13,87 % Vol. 34 euros.

Ir a la fuente
Author:
Creative Commons License
Este artículo se publica bajo licencia CC-BY-SA   Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 International License.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies