Saltar al contenido
Cómo Sentirte Bien

Tokio Blues

5 julio, 2021
Tokio Blues.

Tokio Blues.

Tokio Blues (1987) es la quinta novela del escritor japonés Haruki Murakami. Al momento de su lanzamiento, el autor nipón no era un desconocido en el mundo editorial y había mostrado un estilo diferente en sus publicaciones anteriores. Es más, él mismo pensó trató a este texto como una especie de experimento cuya finalidad era explorar temas profundos de una manera sencilla.

El resultado fue una historia capaz de conectar con personas de todas las edades, especialmente con el público joven. De hecho, hasta la fecha se han vendido más de cuatro millones de copias de Tokio Blues. Por ende, se convirtió en un título consagratorio para el literato japonés, quien ha ganado numerosos premios desde entonces. Además, su nombre sigue siendo candidato al Nobel de Literatura.

Resumen de Tokio Blues

Planteamiento inicial

El comienzo del libro presenta a Toru Watanabe, un hombre de 37 años que se queda embelesado a bordo un avión (que está aterrizando) cuando escucha una canción especial. Esa pieza —“Norwegian Wood, de la legendaria banda inglesa The Beatles— le evoca muchos recuerdos de su juventud (de su época de estudiante universitario).

De ese modo, el relato se traslada a la ciudad de Tokio durante la década de 1960. En aquel tiempo, en todo el mundo sucedieron eventos perturbadores debido a la guerra fría y a diversas luchas de carácter social. Entretanto, Watanabe cuenta los detalles de su estancia en la capital japonesa con sentimientos palpables de desasosiego y soledad.

Amistad y tragedia

A medida que avanza el relato, el protagonista rememora detalles sobre sus vivencias en la universidad, cuál música escuchaba y la personalidad extraña de algunos compañeros. Asimismo, Watanabe alude rápidamente a sus amantes y sus experiencias sexuales. Seguidamente, señala el afecto que le tenía a Kizuki, su mejor amigo desde la adolescencia, y a Naoko, la novia de éste.

De tal manera, transcurre una cotidianidad aparentemente normal (una sensación inducida por el lenguaje sencillo y cercano de la narración…). Hasta que la tragedia irrumpe en la vida y marca la psique de los personajes para siempre: Kizuki se suicida. En su intento de superar la terrible pérdida, Toru decide alejarse por un año de Naoko.

Reencuentro

Naoko y Toru se encontraron nuevamente en la universidad tras el período de aislamiento del protagonista. Así, surgió una amistad genuina que dio paso a una inevitable atracción mutua. Pero, ella aún demostraba síntomas de fragilidad mental, por ende, necesitaba enfrentarse a los traumas del pasado. De esa manera, la joven fue internada en un centro de asistencia psicológica y de reposo.

La reclusión de Naoko aumentó el sentimiento de soledad de Watanabe, por este motivo, comenzó a mostrar indicios de una existencia desordenada. Posteriormente, él creyó enamorarse de Midori, otra chica que sirvió para aliviar temporalmente sus pesares. Entonces, Toru se vio envuelto en una vorágine de pasión, sexo e inestabilidad emocional al sentirse atrapado entre dos mujeres.

¿Resolución?

El desarrollo de los acontecimientos empuja irremediablemente al protagonista a una especie de reflexión profunda a través de dimensiones oníricas. En esta instancia, no es posible distinguir claramente cuáles hechos u objetos son verdaderos y cuáles son imaginarios. Eventualmente, la anhelada estabilidad solo es posible cuando el protagonista es capaz de madurar desde su interior.

Tokio blues, en palabras de Murakami

En una entrevista concedida a El País (2007) de España, Murakami explicó en relación al “experimento” Tokio Blues, lo siguiente: “No tengo interés en escribir novelas largas con estilo realista, pero decidí que, aunque sólo fuera una vez, iba a escribir una novela realista”. El literato nipón añadió que no suele leer sus libros después de publicados, pues no guarda apego por cuestiones del pasado.

Posteriormente, en una entrevista conducida por Xavier Ayén (2014), Murakami describió su afinidad por los personajes con problemas psicológicos. Al respecto, dijo: “Todos tenemos nuestro propio tipo de problemas mentales, que a veces podemos mantener en un plano inconsciente, sin que aparezcan en la superficie. Pero todos somos extraños, todos estamos un poco locos”…

Diez frases de Tokio blues

  • “Cuando uno está rodeado de tinieblas, la única alternativa es permanecer inmóvil hasta que sus ojos se acostumbren a la oscuridad”.
  • “Lo que nos hace personas normales es saber que no somos normales”.
  • “No te compadezcas de ti mismo. Eso sólo lo hacen los mediocres”.
  • “Si leyera lo mismo que los demás, acabaría pensando como ellos”.
  • “La muerte no se opone a la vida, la muerte está incluida en nuestra vida”.
  • “A nadie le gusta la soledad. Pero no me interesa hacer amigos a cualquier precio”.
  • “¿Acaso no existe en mi cuerpo una especie de limbo de la memoria donde todos los recuerdos cruciales van acumulándose y convirtiéndose en lodo?”
  • “Eso te pasa porque da la impresión de que no te importa agradarle a los demás”.
  • “Un hombre que ha leído tres veces El Gran Gatsby bien puede ser mi amigo”.
  • “Los muy miserables aullaban o susurraban, según de qué lado soplaba el viento”.

Sobre el autor, Haruki Murakami

El escritor japonés más reconocido del planeta en la actualidad nació en Kioto, el 12 de enero de 1949. Es descendiente de un monje budista e hijo único. Sus padres, Miyuki y Chiaki Murakami, fueron profesores de Literatura. Por esta razón, el pequeño Haruki creció rodeado de un ambiente cultural, con mucha literatura procedente de distintas partes del mundo (en combinación con la japonesa).

Frase de Haruki Murakami.

Frase de Haruki Murakami.

Igualmente, la música anglosajona era una cuestión común en el hogar de los Murakami. A tal punto que la influencia musical y literaria de los países occidentales son una seña de identidad en la escritura murakamiana. Luego, el joven Haruki eligió estudiar teatro y griego en la Universidad Waseda, una de las más prestigiosas de Japón. Allí conoció a quien hoy es su esposa, Yoko.

El preámbulo del futuro escritor

Durante su época de estudiante universitario, Murakami trabajó en una tienda musical (de discos de vinilo) y frecuentó bares de jazz. En 1974 (hasta 1981) decidió alquilar un local con el fin de establecer un bar de jazz junto con su esposa, lo bautizaron “Peter Cat”. El matrimonio decidió no tener hijos debido a su desconfianza en la generación venidera.

El ascenso de un autor superventas

En 1978, Haruki Murakami concibió la idea de convertirse en escritor durante un juego de béisbol. Al año siguiente lanzó Escucha la canción del viento (1979), su primera novela. A partir de ese lustro, el escritor japonés se ha mantenido creando historias con personajes sorprendentes en situaciones un tanto desconcertantes.

Murakami residió en Estados Unidos entre 1986 y 1995. Entretanto, el lanzamiento de Norwegian Wood —el título alternativo de Tokio Bluesmarcó un despegue en su trayectoria literaria. Si bien sus historias han sido alabadas por millones de seguidores en los cinco continentes, no ha quedado exento de críticas acérrimas.

Rasgos estilísticos y conceptuales de la literatura de Haruki Murakami

Surrealismo, realismo mágico, onirismo… ¿o una mezcla de todos ellos?

La obra del escritor de la tierra del sol naciente no deja indiferente a nadie. Ya sean críticos literarios, analistas académicos o lectores, la concepción del universo murakamiano despierta una ferviente admiración o una inusitada animadversión. Es decir, no parecen existir puntos medios cuando se examina el trabajo de Murakami. ¿A qué se debe semejante (pre)juicio?

Por una parte, Murakami concibe la escritura con una intención que desafía la lógica, debido a su apuesta innegable por los mundos oníricos. Por consiguiente, las ambientaciones enrarecidas creadas por el japonés se acercan bastante a una narrativa surrealista. En añadidura, la estética, algunos personajes y los recursos literarios guardan mucha similitud con las formas del realismo mágico.

La singularidad murakamiana

La fantasía, las atmósferas de ensoñación y los universos paralelos son elementos comunes dentro de la narrativa de Murakami. Mas, no es fácil definirlo dentro de una corriente específica, pues en sus historias el entorno y el tiempo son frecuentemente desdoblados o distorsionados. Dicha deformación de la realidad puede ocurrir en contextos ilusorios o dentro de la mente de los personajes.

¿Por qué la narrativa murakamiana genera tanta animadversión?

Murakami, al igual que otras personalidades superventas —Dan Brown o Paulo Coelho, por ejemplo—, ha sido acusado de “ser reiterativo con sus personajes y registros”. Adicionalmente, los detractores del literato asiático apuntan que la ausencia repetida de límites entre lo imaginario y lo real termina por confundir (¿innecesariamente?) al lector.

No obstante, muchos de los defectos que se le atañen a Murakami son vistos como una gran virtud por legiones de fanáticos y las voces favorables a su original manera de contar historias. Todas las características mencionadas con respecto a una narrativa cargada de elementos surrealistas, oníricos y fantasiosos también son observables en Tokio Blues.

Los 5 libros más vendidos de Murakami

  • Tokio Blues (1987)
  • Crónica del pájaro que da cuerda al mundo (1997)
  • Sputnik, mi amor (1999)
  • Kafka en la orilla (2002)
  • 1Q84 (2009).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies