Saltar al contenido
Cómo Sentirte Bien

Santiago Díaz. Entrevista al autor de El buen padre

26 enero, 2021

Fotografía: Santiago Díaz, perfil de Twitter.

Santiago Díaz tiene nueva novela desde el pasado día 14, El buen padre, que destaqué en las novedades negras a comienzo de mes. En esta entrevista, que no es la primera que nos concede, el escritor y guionista nos habla sobre ella y mucho más. Le agradezco su tiempo, atención y amabilidad.

SANTIAGO DÍAZ — ENTREVISTA

  • ACTUALIDAD LITERATURA: Así, en frío, ¿recuerdas el primer libro que leíste?, ¿y la primera historia que escribiste?

SANTIAGO DÍAZ: Soy un escritor tardío, así como también fui un lector tardío. De niño y en mi adolescencia solo me atraían los cómics, hasta que descubrí los libros. Lo he pensado muchas veces y no recuerdo cuál fue el primero, pero uno de los que más me impresionó fue Cementerio de animales, de Stephen King. Debía tener unos trece años y todavía recuerdo el miedo que pasé.

En cuanto a la primera cosa que escribí con ánimo de enseñarlo, fue el guion de una película a los veintidós o veintitrés años. Recuerdo que era muy mala, pero sirvió para que metiera la cabeza en la industria, y hasta hoy.

  • AL: ¿Y cuál fue ese libro que te impactó y por qué?

SD: Aparte del que te he comentado, seguramente el primero de mi hermano Jorge, Los números del elefante. Yo ya llevaba casi veinte años como guionista y nunca me había planteado escribir una novela, pero me pareció tan bueno que decidí que yo también quería hacer algo así algún día.

Aparte, como supongo que nos ha pasado a todos los de mi generación, también me impactó mucho El guardián entre el centeno, de J. D. Salinger.

  • AL: Ahora nos presentas El buen padre y de nuevo nos planteas un toque de ojo por ojo como en la anterior, Talión. ¿Es así o hay mucho más?

SD: Al igual que en Talión, en El buen padre hablo de la necesidad de justicia que tiene la sociedad. En el primer caso lo hacía a través del “ojo por ojo” que aplicaba una periodista a la que le quedaba poco tiempo de vida. En esta segunda novela es un padre que, al creer que su hijo está encarcelado injustamente por el asesinato de su mujer, decide secuestrar a las tres personas a las que responsabiliza y amenaza con dejarlas morir si no encuentran al verdadero asesino de su nuera: una jueza, un abogado y una estudiante que actuó de testigo en el juicio.

Aparte de reabrir aquel asesinato, conoceremos la vida de los secuestrados, de los policías, la vida en la cárcel y algunos secretos de la ciudad de Madrid. Yo estoy muy orgulloso de Talión, por supuesto, pero creo que con El buen padre he dado un paso adelante como escritor.

  • AL: La inspectora Indira Ramos es la encargada de ocuparse del caso de ese «buen padre» y tiene una fobia especial a los microbios. ¿Nos cuentas un poco más quién es y a qué tendrá que enfrentarse en esa investigación?

SD: Indira Ramos es una mujer muy especial. Padece un trastorno obsesivo-compulsivo que le impide llevar una vida normal. Ni mucho menos pretendo hacer comedia con eso, pero me hacía gracia enfrentar a mi heroína a un enemigo tan invisible como son los microbios.

Pero además de ser una mujer peculiar, es una policía íntegra y honesta, tanto que no dudará en denunciar a quien incumple las normas, aunque supuestamente esté en su mismo bando. Eso hará que difícilmente encaje, pero poco a poco empezará a encontrar su lugar en el mundo. Lleva ya casi diez años como inspectora y este será su caso más importante y mediático hasta le fecha. Deberá empezar a confiar en los demás si pretende resolverlo.

  • AL: Nos hablabas en la anterior entrevista de que Paul Auster había sido tu escritor favorito pero que te habías enfadado con él. ¿Podemos ahora saber las razones y si el autor norteamericano ha recuperado tus favores?

SD: ¡Ja, ja!, más que enfado fueron un par de decepciones muy seguidas. Supongo que le daré otra oportunidad en algún momento porque yo no dejo de querer tan rápidamente, pero reconozco que mi lista de pendientes empieza a superarme.

  • AL: Y ahora van unas cuantas preguntas en batería. Por ejemplo, ¿qué personaje de un libro te hubiera gustado conocer y crear y por qué?

SD: Hay muchísimos, en cada libro que leo y me gusta hay algún personaje que me hubiera encantado crear a mí. Pero así, a bote pronto, diría que Ignatius J. Reilly, el protagonista de La conjura de los necios. Me parece el antihéroe por excelencia, alguien que consigue hacerte gracia y darte pena a partes iguales.

  • AL: Esa manía a la hora de escribir o leer que no puedes evitar ¿cuál es?

SD: No puedo dejar una palabra sola en una línea. Soy capaz de volver a redactar todo el párrafo para evitarlo. Y lo peor es que sé que es una estupidez, porque después, cuando editan el texto, lo cambian todo.

  • AL: ¿Y tu sitio y momento preferido para hacerlo?

SD: Aunque me tengo que adaptar a hoteles o a trenes, me gusta escribir en mi despacho y cada vez que encuentro un momento libre, pero soy más productivo a última hora de la tarde. Leer, donde sea, pero mis mejores momentos son en la playa con un tinto de verano en la mano. Eso, para mí, no tiene precio.

  • AL: ¿Más géneros literarios que te gusten o querrías tocar como escritor?

SD: Me gusta mucho la novela negra, seguida muy de cerca por la novela histórica. Desde hace tiempo estoy madurando una idea ambientada en otra época y cualquier día puedo sorprender…

  • AL: ¿Qué estás leyendo ahora? ¿Y escribiendo?

SD: Acabo de terminar La puerta, de Manel Loureiro. Me ha gustado mucho y la recomiendo. También estoy leyendo todo lo que cae en mi mano sobre un tema en concreto, pero no puedo decírtelo porque es de lo que va a tratar mi próxima novela. Si todo va bien, será la segunda entrega de Indira Ramos.

  • AL: ¿Cómo crees que está el panorama editorial para tantos autores como hay o quieren publicar?

SD: Me encantaría decir lo contrario, pero es muy complicado. Aparte de que, como tú bien dices, hay demasiada oferta para tan pocos lectores, está el pirateo, que tiene machacadas a las editoriales, pero sobre todo a los autores. Creo que tenemos que empezar a concienciarnos para acabar con eso cuanto antes. Yo a mi círculo más cercano ya le tengo comida la moral para que rechacen cualquier tipo de pirateo. Eso es algo que deberíamos hacer todos.

Como parte positiva, decir que los lectores están ávidos de buenas historias, así que, si alguien encuentra una, estoy seguro de que verá la luz.

  • AL: Y, por último, ¿qué te está suponiendo el momento de crisis que vivimos? ¿Podrás quedarte con algo positivo o que te sirva para futuras novelas?

SD: Lo estoy sintiendo mucho por la gente que me rodea, a la que he visto pasarlo fatal, quedándose en paro y teniendo que cerrar negocios. Yo soy un afortunado, porque antes de la pandemia ya trabajaba en casa, así que, en ese sentido, mi vida no ha cambiado mucho.

Como parte positiva, decir que, al haber estado confinados, he tenido mucho más tiempo para escribir. Pero no creo que compense; las historias están en la calle y ahí hay que encontrarlas. Espero que podamos superar esta pesadilla de una vez. Creo que empezamos a ver la luz.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies