Resumen de La Celestina

Fernando de Rojas.

Fernando de Rojas.

La Celestina es considerada una de las obras más importantes de la literatura española por su relevancia histórica. Su contenido refleja detalles importantes referentes a la transición artística y cultural de finales del siglo XV y principios del XVI. Asimismo, fue una época revolucionaria para la literatura debido a las innovaciones en el uso del lenguaje y a los cambios de estilo.

Por otra parte, La Celestina ha sido ubicada por la mayoría de los académicos literarios dentro del género de la tragicomedia. No obstante, resulta difícil catalogar a esta obra dentro de un género específico, pues la muerte y la tragedia son elementos cruciales en el desarrollo. De igual forma, la autoría de esta pieza presenta algunas interrogantes que llevan siglos sin resolverse por completo.

Autoría de La Celestina

Fernando de Rojas ha sido reconocido como el autor de La Celestina. Sin embargo, muchas fuentes apuntan a que este escritor español solo completó un texto elaborado por un literato desconocido. Con respecto a la identidad del escritor anónimo —cuyo primer acto se mantuvo en la estructura definitiva de la pieza— los historiadores apuntan a Menéndez y Pelayo.

Síntesis biográfica de Fernando de Rojas

Nació en La Puebla de Montalbán, Toledo, España, en el año 1470, en el seno de una familia de judíos conversos acosados por la Inquisición. Obtuvo el título de bachiller en Leyes en la Universidad de Salamanca. Allí, los estudiantes estaban obligados a instruirse durante tres años en la Facultad de Artes. En donde, probablemente, recibió conocimientos sobre filosofía griega y los clásicos latinos.

En Talavera, Rojas ejerció como abogado y algunos años como alcalde antes de morir en el año 1541. Si bien solo se le conoce un solo libro en su haber —La Celestinaes una obra fundamental para las letras españolas. El propio autor reconoció en una carta que él se consiguió escrito el primer acto y, como le gustó muchísimo, decidió completarla.

Versiones de La Celestina

La Celestina.

La Celestina.

Puedes comprar el libro aquí: No products found.

La primera versión conocida, Comedia de Calisto y Melibea (publicada anónimamente en Burgos), data de 1499 y consta de 16 actos. En 1502 se publicó bajo el nombre de Tragicomedia de Calisto y Melibea. Pese al talante dramático de la obra, su extensión —la última versión se compone de 21 actos— hace imposible su escenificación sobre las tablas.

Ciertamente, La Celestina fue escrita para ser leída entre la élite intelectual de entonces o en voz alta ante oyentes cultos. Por consiguiente, el manuscrito pasó por bastantes manos antes de llegar a los impresores, quienes añadieron los resúmenes precedentes a cada acto. De hecho, desde la aparición de la primera versión hasta finales del siglo XVI, se conocen 109 ediciones de la obra.

Resumen

Primer acto

Calisto se enamora de Melibea en cuanto la contempla por primera vez en su huerta (entró a ese lugar persiguiendo a un halcón). Él se declara, la muchacha lo rechaza. Ya en su casa Calisto relata los acontecimientos a sus criados, entre ellos, Sempronio se ofrece para conseguirle la ayuda de una famosa hechicera (Celestina). Pero, esta última y el sirviente confabulan para estafar al protagonista.

Triquiñuelas

La hechicera recibe unas monedas de oro en la casa de Calisto para el supuesto conjuro. Pármeno, otro empleado de Calisto, advierte en vano sobre el fraude a su amo, quien se encuentra desesperado. Por lo cual, Sempronio aumenta sus expectativas de sacar el máximo rédito posible a la artimaña y se lo comunica a Celestina. A continuación, la hechicera acude a la casa de Melibea.

Al llegar, se encuentra con Lucrecia (la criada) y a Alisa (la madre de Melibea). Esta última piensa que Celestina viene con propósitos mercantiles. Cuando Melibea conoce las verdaderas intenciones de la anciana, se enfurece. Pero Celestina logra persuadir a la joven y se retira del lugar con un cordón de esta, el cual, empleará para completar un encantamiento.

Engaños y alianzas

En casa de Calisto, Celestina “prueba” su valía al mostrarle la cintilla de Melibea. Una vez el joven amo se calma, la anciana se retira a su casa con Pármeno. El sirviente le recuerda a Celestina una promesa hecha por esta a él: entregarle a Areúsa (una de sus discípulas). En la casa de Celestina, el trato se cumple.

Tras pasar la noche con Areúsa, Pármeno es confrontado por Sempronio apenas regresa a los dominios de Celestino. Luego de intercambiar opiniones, ambos sirvientes deciden aliarse para lograr sus planes particulares. Más adelante, los criados de Calisto acuden a la casa de Celestina para compartir una comida con Elicia (otra de las pupilas de la anciana) y Areúsa.

Más mentiras

Celestina es convocada a la casa de Melibea por medio de Lucrecia. Entonces, la muchacha le confiesa a la anciana su amor por Calisto y le pide arreglar una cita a escondidas con el joven. Empero, Alisa no se siente cómoda por la relación entre su hija y Celestina a causa de la mala fama de la anciana. Mas, la joven decide mentir y defender a la hechicera.

Frase de Fernando de Rojas.

Frase de Fernando de Rojas.

Cuando Celestina le comunica sobre su cita arreglada a media noche con Melibea, Calisto le regala una cadena de oro en señal de agradecimiento. Llegada la hora concertada, los chicos se encuentran, charlan un rato y acuerdan un futuro segundo encuentro. Al regresar a su hogar, Melibea es sorprendida por su padre, aunque logra inventarle una excusa.

Codicia

Sempronio y Pármeno llegan a la casa de Celestina para pedir su parte de los réditos. Pero la anciana se niega, en consecuencia, ellos la asesinan. En el acto siguiente, Calisto se entera por boca de Sosia y Tristán (sus otros dos sirvientes) sobre la muerte de Sempronio y Pármeno. Éstos fueron ejecutados en una plaza pública en retaliación por el crimen que perpetraron.

Venganza e intrigas

Calisto llega retardado (escoltado por Sosia y Tristán) a la segunda cita con Melibea, por ende, los jóvenes disponen de poco tiempo juntos. Mientras tanto, Areúsa y Elicia emplazan a Centurio para que las ayude a vengar la muerte de su tutora y enamorados. Por otra parte, Pleberio y Alisa (los padres de Melibea) platican sobre casarla a conveniencia.

El trágico final

Areúsa consigue información adicional para ejecutar su plan gracias a un desprevenido Sosia. La venganza sería consumada durante el siguiente encuentro entre Calisto y Melibea. En el momento de la verdad, los criados de Calisto logran escapar de Traso (el asesino contratado por Centurio). Lamentablemente, cuando Calisto sale a ver qué sucede, éste se resbala, cae por una escalera y muere.

Una descorazonada Melibea sube a lo alto de una torre para deshonrarse, pedir perdón y confesar a su padre sobre sus encuentros con Calisto. Ante la desesperante situación, Pleberio solo puede ver desde cierta distancia cómo su hija se suicida tras lanzarse al vacío. Por último, el progenitor de la joven relata los acontecimientos a su esposa y termina llorando desconsolado.