Recetas de verano: pizza de sandía

Foto de Emma García para La Gulateca

Si la pizza con piña ya es para muchos una aberración, no queremos ni imaginar lo que pensarán de una receta de pizza que no sólo lleva sandía, sino que esta fruta es su ingrediente principal. Pero que nadie se eche las manos a la cabeza, que aquí la idea no es colocar sandía sobre una masa tradicional de pizza -aunque todo sería cuestión de probar- sino usar una rodaja de esta rica y veraniega fruta como original base sobre la que colocar otros ingredientes.

Y es que, si el otro día descubríamos que unas rodajas de sandía congeladas permiten preparar un sano y estupendo helado de forma muy sencilla, hoy nos atrevemos con la pizza -vale, diremos “pizza” entre comillas- más colorida y refrescante del verano.

 

Nuestra pizza de sandía es tan sencilla de preparar que casi no hace falta ni lista de ingredientes ni instrucciones para la receta. El único misterio es cortar una rodaja entera de sandía con un grosor de unos 2 centímetros, y luego partirla en triángulos, simulando el clásico corte de una pizza.

Sobre esta base podemos colocar lo que más nos apetezca, desde otras frutas, algo dulce o, como en este caso, ingredientes salados. La combinación funciona realmente bien, así que, puestos a sorprender con este original aperitivo, mejor apostar por la versión salada.

¿Qué le ponemos por encima? Queso feta, unas hojas de rúcula, nueces y aceitunas negras. Un poco de sal y pimienta, chorrito de aceite de oliva virgen extra -sí, el aceite y las frutas se llevan muy bien– y listo.

¿Quién se anima a probarlo?