Saltar al contenido
Cómo Sentirte Bien

Novela gótica

30 abril, 2021

novela gótica

La novela gótica está muy relacionada con el terror. Hoy día, es una de las más conocidas, que no solo se encuentra en la literatura, sino también en el cine. Tenemos muchas referencias de novelas de este género, siendo la primera El castillo de Otranto.

Pero, ¿qué es la novela gótica? ¿Qué características tiene? ¿Cómo ha ido evolucionando? De todo esto y de mucho más es de lo que vamos a hablarte a continuación.

Qué es la novela gótica

Qué es la novela gótica

La novela gótica, también llamada narrativa gótica es un género literario. Algunos expertos lo consideran subgénero, debido a que está muy relacionado con el terror y opinan que ambos son difíciles de separar, llegando a confundirse incluso. De hecho, una de las afirmaciones que más se dice es que la novela de terror como la conocemos hoy día no existiría sin el terror gótico.

La historia de la novela gótica nos lleva hasta Inglaterra, y concretamente a finales del siglo XVIII donde empezaron a surgir historias, relatos y novelas que tenían una característica peculiar: la inclusión en un mismo escenario de elementos mágicos, de terror y de fantasmas, donde hacían que el lector no pudiera distinguir realmente lo que era real de lo que no lo era.

Teniendo en cuenta que el siglo XVIII se caracterizaba porque el ser humano era capaz de explicar todo lo que no entendía usando la razón, esa literatura le dio a las personas un reto, al intentar explicar con el razonamiento lo que ocurría (y muchas veces era imposible).

De manera exacta, la novela gótica se impuso desde 1765 a 1820, años en los que muchos autores empezaron a fijarse en este género literario y dieron sus primeros pasos (muchas de las historias de fantasmas que se conservan son de esa época).

Quién fue el primer escritor de novela gótica

¿Quieres saber quién escribió la primera novela gótica? Pues se trató de Horace Walpole, el escritor de El castillo de Otranto, publicada en 1764. Este autor, decidió probar a combinar los elementos del romance medieval con la novela moderna ya que consideraba que, por separado, ambas eran demasiado fantasiosa y realista, respectivamente.

Así, creó una novela basada en un romance medieval italiano llena de misterios, amenazas, maldiciones, pasadizos ocultos y heroínas que no soportaban esa ambientación (razón por la que siempre se desmayaban, otro de los rasgos de la novela).

Por supuesto, él fue el primero, pero no el único. Nombres como Clara Reeve, Ann Radcliffe, Matthew Lewis… también están relacionados con la novela gótica.

En España tenemos algunas referencias de este género en José de Urcullu, Agustín Pérez Zaragoza, Antonio Ros de Olano, Gustavo Adolfo Bécquer, Emilia Pardo Bazán o José Zorrilla.

Características de la novela gótica

Características de la novela gótica

Ahora que conoces un poco más a fondo la novela gótica, seguro que quieres saber qué la caracteriza. Y es que, el calificativo de «gótica» se impuso debido a que en la mayoría de historias de terror que aparecían el escenario se retrotraía hasta la época medieval, situando a los protagonistas, bien en una mansión, bien en un castillo, etc. Además, los pasadizos, huecos, habitaciones vacías, etc. hacían que los autores formaran las ambientaciones perfectas. De ahí surgió esa palabra para este género.

Pero, ¿qué caracteriza a la novela gótica?

Una ambientación lúgubre

Como te hemos dicho antes, hablamos de una época medieval o bien de lugares como castillos, mansiones, abadías que daban un aire abandonado, asolado, lúgubre, encantado…

Pero no son los únicos lugares. Bosques, mazmorras, calles oscuras, criptas… En definitiva, todo lugar en el que el autor fuera capaz de crear una atmósfera que diera verdadero pavor.

Elementos sobrenaturales

Otra de las características fundamentales de la literatura gótica es, sin duda, esos elementos sobrenaturales, tales como fantasmas, muertos vivientes, zombies, monstruos… Serían personajes fantásticos, sí, pero siempre del lado del terror, esos que cuando te los encuentras te dan mucho miedo. En este caso, también los vampiros podrían encajar en el género.

Personajes con pasiones

Para ambientar mejor las historias, muchos autores solían utilizar personajes que fueran inteligentes, guapos, respetados… Pero, en el fondo, con un secreto que les carcome, obsesionados con sus pasiones, esas que no quieren dejar salir y que, a lo largo d la historia, lo que va pasando hace que se vea su verdadero rostro. Además, esos personajes, para darles ese matiz «exótico y elegante», solían tener nombres extranjeros y muy floreados.

En este caso, casi siempre en las novelas nos encontramos con un triángulo: un malvado noble, que sería el peligro, el terror, miedo; la joven inocente; y por último el héroe, que intenta salvarla de ese miedo. Y sí, también hay paso para el amor, ya sea desde el más suave, a otros más desarrollados.

Situaciones

Los viajes en el tiempo, historias donde se contaban épocas antiguas, el mundo onírico (de sueños y pesadillas), etc. son algunos de los escenarios que también se utilizan en la novela gótica, haciendo, en ocasiones, que el lector pudiera alejarse de su presente y así correr un tupido velo de enigma y suspense, en algunos casos haciendo que la persona se replantee si realmente ocurrió en realidad.

Cómo ha sido su evolución

Cómo ha sido su evolución

Si ahora pensamos en alguna novela gótica de la época, seguramente no veremos muchas similitudes con lo que te hemos contado. Y es algo normal ya que, con el paso del tiempo, este género fue evolucionando.

De hecho, empezó a hacerlo a partir de 1810 o así, cuando lo gótico dio paso al terror moderno, caracterizado por un terror psicológico. Es decir, empezaba a tomar forma, no ya la aparición de fantasmas o seres fantasmales, sino a meterte en la mente del lector para genera el miedo directamente en él, hacer que los «sustos» no fueran tan predecibles, sino que los giros, situaciones, etc. generaran una sensación de ansiedad, de agobio… hasta el punto de sentirse envuelto en ese aura de misterio y sobrecogimiento.

Por eso, la novela gótica propiamente dicha es la que se escribió a finales del siglo XVIII y primeros del XIX. Hoy día, las historias que se pueden leer, aunque pertenecen a ese género, han evolucionado y ya no tienen muchas de las características antiguas que definían esta literatura.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies