Mejores libros de filosofía

Frase de Friedrich Nietzsche

Frase de Friedrich Nietzsche

Los mejores libros de filosofía son aquellos que reflejan la ideología de varios de los más grandes intelectuales de la historia de la humanidad. Se trata del pensamiento de eruditos como Séneca o René Descartes, por mencionar algunos de los más conocidos. En épocas más recientes, resultan ineludibles las obras de Friedrich Nietzsche, Simone de Beauvuoir, Osho y Jostein Gaarder, entre otros.

Asimismo, en las librerías de todo el mundo pueden adquirirse textos filosóficos que en realidad son recopilaciones completadas a lo largo de varios siglos (Tao Te Ching, es uno de ellos). Todos los libros filosóficos tienen en común un propósito reflexivo, profundo, digno de ser analizado con sosiego y contemplación. Por ende, en este tipo de lecturas las prisas carecen completamente de sentido. A continuación, un listado de las mejores obras en este campo.

Tao Te Ching (siglo VI a.C.)

Referido también como Dào Dé Jīng o Tao Te King, es un escrito ancestral de China. De su nombre puede inferirse su desarrollo; pues Dào significa “el camino”, simboliza “poder” o “virtud” y jīng se refiere a “libro clásico”. De acuerdo con la tradición china, fue elaborado durante el siglo VI a. C por Laozi —transliterado Lao Tse, “antiguo maestro”— archivista de la dinastía Zhou.

Sin embargo, muchos académicos ponen en duda la autoría y antigüedad de este texto. Por otra parte, los enunciados del Tao Te Ching sentaron la mayoría de los cánones del taoísmo filosófico. Por consiguiente, este manuscrito influenció notablemente sobre otras disciplinas o escuelas espirituales del continente asiático (el neoconfucianismo y el legalismo, por ejemplo).

Connotaciones e interpretación

Este escrito está lleno de preceptos ambiguos, aplicables en distintas situaciones de la vida, desde los temas más comunes y cotidianos hasta recomendaciones para la clase política. Por lo tanto, lo más aconsejable para los lectores es tomar las nociones del Dào Dé Jīng sin intentar que sean absolutas o completamente objetivas.

Conceptos fundamentales

  • El Tao comprende la concepción de cuestiones infinitas, es perpetuo, no tiene una forma ni sonido definido. Tampoco puede describirse con palabras.
  • El Dào Dé Jīng asocia al Yin —el lado femenino, oscuro y misterioso de las cosas— con la condición fluida del agua o la suavidad. En contraparte a la rusticidad y solidez de una roca o de la montaña (Yan).
  • La noción de “retorno” en el Dào Dé Jīng es sinónimo de “reflexión”, “retrospección” o “retirada” sobre sí mismo. En ningún caso se refiere a una vuelta a lo sucedido.
  • La Nada representa el núcleo del Tao y el Ser, su propósito. En concordancia, es necesario dejar a un lado el ego, las ideas preconcebidas y las inquietudes mundanas si la aspiración es la verdadera plenitud mental.

De la brevedad de la vida (año 55 d. C.)

De brevitate vitae fue uno de los textos que conformaron Diálogos, el libro del filósofo Séneca dedicado a Paulino. En la obra, el autor alega que la vida —a pesar de aparentarlo— no es corta; es la persona quien produce esa percepción al no saber sacarle provecho. Por ello, los historiadores señalan al pensador romano como una referencia inequívoca para los autores del Siglo de Oro español.

Conceptos fundamentales

  • El tiempo es muy valioso, por ende, no debe desperdiciarse investigando asuntos que en el fondo carecen de relevancia.
  • Un individuo que no desee una vida percibida fugazmente, no debe mantenerse ocupado.
  • La vida transcurre en tres tiempos: pasado, presente y futuro. De ellos, el presente es solo un parpadeo —casi inexistente— el futuro está lleno de incertidumbre y el pasado es lo único innegable.
  • Alguien verdaderamente sabio —según Séneca— es un ser que rememora concienzudamente el pasado, aprovecha el presente y sabe orientar su futuro.
  • Quienes relegan el pasado, descuidan su presente y afrontan el futuro con dudas y temores.

Discurso del método (1637), de René Descartes

Este ensayo es considerado uno de los pilares de la filosofía occidental y un texto con enormes implicaciones en el desarrollo de la ciencia. El título completo de esta obra es (traducido del francés) Discurso del método para conducir bien la propia razón y buscar la verdad en las ciencias.

Estructura del discurso y sinopsis

Se encuentra dividido en seis partes:

  • La primera es una autobiografía intelectual, en la cual el autor duda de sus saberes previos, critica a las ciencias y a la teología de su época. Allí concluye con la afirmación de que el único camino hacia la verdad se halla en uno mismo.
  • En la segunda sección, Descartes explica rápidamente las bases de su nuevo método a través de cuatro reglas:
    • La evidencia como requisito indispensable para sustentar una afirmación.
    • Dividir un problema en cuantas partes sean necesarias para su examinación minuciosa y proposición de las respectivas soluciones.
    • Jerarquizar las ideas; en orden ascendente según su complejidad.
    • Revisar el trabajo realizado para “estar seguro de no omitir nada”.
  • En la tercera parte, insta al pensador moderno a cultivar permanentemente su razón y habla sobre una “moral transitoria que rija su vida”. Con respecto a este código provisional, menciona cuatro consignas ineludibles:
    • Acatar las leyes nacionales, respetar las tradiciones del país, mantener su religión y escuchar las opiniones más conservadoras.
    • Ser determinante y decidido en las acciones a ejecutar, incluso en aquellas que generen dudas.
    • Lo único realmente bajo el control de una persona son sus propios pensamientos.
  • En la cuarta sección, Descartes establece el principio de la “duda metódica” y crea su famosa consigna “pienso, luego existo”, que reconoce la existencia de Dios.
  • En la quinta parte, el intelectual francés diagrama una organización del universo y atribuye al alma solamente a los seres humanos (excluye a los animales).
  • En la sexta sección, Descartes expresa que el conocimiento científico debe difundirse. Por último, expone su deseo de no convertirse en “alguien importante en el mundo” para evitar distracciones y concentrarse absolutamente en sus estudios.

Así habló Zaratustra (1883), de Friedrich Nietzsche

Es considerada la obra maestra de Friedrich Nietzsche. Así habló Zaratustra. Un libro para todos y para nadie (título completo) explora las principales ideas del filósofo germano. Esos pensamientos están plasmados en una secuencia de relatos y ensayos líricos que colocan el foco en las vivencias y reflexiones del profeta Zaratustra (el Zoroastro de los persas).

En realidad, Nietzsche empleó una figura ficticia de Zaratustra —no al personaje histórico— como vocero de sus doctrinas. Lo presenta como un ser iluminado cuyo juicio supera al de cualquier ser humano y de forma antagónica a los preceptos de la Iglesia Católica.

Temática

La muerte de Dios

Representa ese instante en el cual el hombre logra tal nivel de madurez, que no necesita de un Dios que le marque las pautas de su existencia. En ese punto, la moral es reemplazada por la verdad y el ser humano es enteramente responsable de su propio camino.

La voluntad del poder o Übermensch

Es el argumento central de la obra, derivado de la filosofía presocrática, con claros rasgos vitalistas y naturalistas. Aunque, Nietzsche siempre demuestra una clara ambigüedad con respecto a la profundidad de su libro “nacido de la riqueza más íntima de la verdad”. Y es que, al mismo tiempo, rehúye de cualquier pretensión de “mejorar a la humanidad”.

El eterno retorno de la vida

Finalmente, Zaratustra exhorta a los hombres a abrazar la vida en su totalidad, en lugar de especular sobre el más allá. De igual forma, Nietzsche asevera que la debilidad del ser humano es buscar la prosperidad y la realización espiritual después de la muerte.

Algunos de los libros filosóficos más importantes del siglo XX

El segundo sexo (1949), de Simone de Beauvoir

Es un ensayo bastante extenso que surgió como resultado de la investigación de la autora francesa sobre la concepción histórica y el rol de la mujer en la sociedad. Debido a sus revolucionarias aserciones —aparte de convertirse en un impresionante éxito editorial— este libro sentó las bases de la corriente feminista de equidad.

De igual manera, es considerado un texto enciclopédico a causa del enfoque la identidad de la mujer desde distintas perspectivas teóricas y científicas. Entre las disciplinas abordadas se encuentran: sociología, antropología, psicología, biología y anatomía reproductiva (con sus implicaciones en la relación afectiva-sexual).

El mundo de Sofía (1991), de Jostein Gaarder

Si bien este título se encuentra clasificado como novela, el autor noruego aprovechó dicho contexto para hacer un repaso histórico sobre la filosofía occidental. El resultado ha sido un libro superventas mundial, traducido a más de sesenta idiomas y adaptado al cine (1999) bajo la dirección de Erik Gustavson.

Corrientes filosóficas explicadas (a Sophie, la protagonista)

  • Renacimiento
  • Romanticismo
  • Existencialismo
  • Las ideas de Marx
  • Adicionalmente, se describe la teoría del Big Bang y aparecen algunos personajes ficticios de la literatura clásica (Caperucita Roja, Ebenezer Scrooge y una dama de los Cuentos de hadas de los hermanos Grimm).

Conciencia (2001), de Osho*

Cabe acotar, Osho no es un autor en el sentido estricto del término. Sus libros fueron elaborados a partir de transcripciones de charlas improvisadas y conferencias impartidas en un período treinta y cinco años. En ellas, se exponen sus reflexiones en torno a cuestiones que van desde la búsqueda de sí mismo, hasta deliberaciones sobre política y sociedad.

En Conciencia, el filósofo hindú insta a las personas a permanecer alertas en “el aquí y el ahora”. De esa manera, el ser humano sería capaz de comprender la irrelevancia de emociones como el rencor, la ira, los celos y los sentimientos posesivos. En complemento, menciona la aceptación y la unión de las polaridades (la alegría y el llanto, por ejemplo) como una ruta hacia el equilibrio pleno.