Los mejores libros de detectives

Frase de Arthur Conan Doyle.

Frase de Arthur Conan Doyle.

Cuando un internauta aficionado a la lectura realiza la búsqueda “los mejores libros de detectives”, el resultado arroja un 100 % de novelas policiales. La razón es bastante obvia: es incongruente concebir un relato policial sin un detective o sin una figura que ejerza como tal. Pues, ¿quién se va a encargar de resolver el crimen?

Ahora bien, los textos detectivescos no siempre son narrados desde el punto de vista del persecutor. En este sentido tenemos a los llamados «policiales inversos” —El talentoso Mr. Ripley (1955), es uno de los más conocidos— describen la perspectiva del malhechor. De hecho, este género es tan vasto y profundo, que las novelas negras han ido más allá al poner el foco en la psique aterradora de los delincuentes y/o en policías con una ética cuestionable.

Los detectives más famosos de la literatura universal

Auguste Dupin

“Primero fue sábado que domingo”, reza un viejo proverbio. Por ese motivo resulta imposible analizar el género detectivesco sin comenzar por Dupin, el primer detective ficticio de la literatura. Y sí, él fue el primer personaje célebre dentro de las letras policíacas, y corresponde su autoría al genial escritor estadounidense Edgar Allan Poe (1809 – 1849).

En realidad, en las narraciones Dupin era reconocido como Chevalier, por lo tanto, pertenecía a la Légion d’honneur francesa. Los sucesos en torno a este protagonista —entusiasta de resolver enigmas y misterios— son narrados por un amigo anónimo que conoció en una biblioteca de París. En esa metrópoli tienen lugar los acontecimientos de su primer libro.

Los crímenes de la calle Morgue (1941)

Edgar Allan Poe.

Edgar Allan Poe.

La trama gira en torno al misterioso asesinato de dos mujeres, Madame y Madeimoselle L’Espanaye (madre e hija), cometidos por una persona que se dio a la fuga. Entonces, el caballero Auguste Dupin entra en escena para impedir la condena de un inocente inculpado por el crimen.

Para llegar al origen de los acontecimientos, Dupin es capaz de combinar prodigiosamente su lógica inapelable con un toque de imaginación artística. Además, en sus indagaciones demuestra ser excelso en leer el lenguaje corporal de los interrogados. De esa manera, logra anticipar posibles sentimientos de aversión, impaciencia, sorpresa o duda y resolver todos los acertijos.

El misterio de Marie Rogêt (1842) y La carta robada (1844)

La segunda y la tercera entrega protagonizadas por el C. Auguste Dupin demuestran el dominio de los escenarios por parte del autor. Si en Los crímenes de la calle Morgue la acción transcurre a través de un recorrido por París, en los siguientes libros la ambientación es en un espacio abierto y dentro de un inmueble privado, respectivamente.

Asimismo, El misterio de Marie Rogêt fue inspirado en un caso real (el de Mary Rogers, cuyo cadáver apareció flotando en el río Hudson, New York en 1941). A diferencia del primer trabajo de Dupin en París, la motivación del Chevalier es enteramente monetaria (reclamar una recompensa). Finalmente, La carta robada fue calificada por el propio Poe como “quizá, mi mejor historia de raciocinio”.

Sherlock Holmes

El detective creado por Sir Arthur Conan Doyle (1859 – 1930) se distingue por su increíble inteligencia, capacidad de observar el mínimo detalle y razonamiento deductivo. En total, los relatos “oficiales” de Holmes abarcan 4 novelas más 156 historias de duración variable recopiladas en varios tomos.

Arthur Conan Doyle.

Arthur Conan Doyle.

A continuación, se muestra la lista de publicaciones correspondientes al llamado “canon holmesiano” (todas imperdibles dentro del género detectivesco):

  • Un estudio en escarlata (1887). Novela.
  • El signo de los cuatro (1890). Novela.
  • Las aventuras de Sherlock Holmes (1892). Recopilatorio de relatos.
  • Memorias de Sherlock Holmes (1894). Colección de relatos.
  • El sabueso de los Baskersville (1901 – 1902). Novela.
  • El regreso de Sherlock Holmes (1903). Colección de relatos.
  • El valle del terror (1914 – 1916). Novela.
  • Su última reverencia (1917). Colección de relatos.
  • El archivo de Sherlock Holmes (1927). Colección de relatos.

Hercules Poirot

Agatha Christie.

Agatha Christie.

El personaje del creado por Agatha Christie (1890 – 1975) es, probablemente, el detective de apariencia más elegante y con modales más refinados de la literatura universal. Poirot es descrito como un hombre de baja estatura, orgulloso de su bigote y atraído por investigaciones que le representen verdadero un reto intelectual.

En complemento, el inspector retirado es amante de “el orden y el método”, obsesionado con la simetría, las comodidades, la pulcritud y las líneas rectas. En total, Christie escribió 41 historias protagonizadas por Poirot (todas son auténticos tesoros narrativos), entre más renombradas, se encuentran las siguientes:

  • El misteriosos caso de Styles (1920).
  • El asesinato de Roger Ackroyd (1926).
  • El misterio del tren azul (1928).
  • Asesinato en el Orient Express (1934).
  • Muerte en el Nilo (1937).
  • Sangre en la piscina (1946).
  • Telón: el último caso de Hércules Poirot (1975).

Sam Spade, el detective “prototipo” de la novela negra

En el período entreguerras del siglo XX, Sam Spade rompió con el molde del investigador “políticamente correcto”. En realidad, los rasgos de este detective representan la antítesis de personajes honrados (Dupin o Poirot, por ejemplo). Creado por el escritor estadounidense Dashiell Hammlett (1894 – 1961), Spade se siente cómodo en los bajos fondos

Del mismo modo, su lenguaje irónico y abonado a la consigna “el fin justifica los medios”, ratifican su actitud díscola y despreocupada por la opinión de los demás… Solo importa la resolución del crimen, al precio que sea. Estas cualidades le añaden un picante extra a sus emocionantes libros cargados de atmósferas sombrías: El halcón maltés (1930) y La llave de cristal (1931).

El talentoso Mr. Ripley (o el “policial inverso”)

El talento de Mr. Ripley.

El talento de Mr. Ripley.

Esta obra de la novelista estadounidense Patricia Highsmith (1921 – 1995) fue nombrada por la Asociación de Escritores de Misterio de EE. UU. como uno de los mejores 100 libros de misterio de la historia. Publicada en 1955, gran parte de la trascendencia de este título reside en el estilo de narración anclado en el punto de vista del malhechor.

En esta ocasión, Tom Ripley (el protagonista) es un estafador y asesino dispuesto a cometer actos deplorables con el propósito de mantener su estatus social. Por ello, procura rodearse de figuras adineradas y engañarlas gracias a su extraordinario talento: el engaño. Adicionalmente, Highsmith escribió los siguientes títulos protagonizados por su timador:

  • Ripley bajo tierra (1970).
  • El juego de Ripley (1974).
  • Tras los pasos de Ripley (1980)
  • Ripley en peligro (1991).

Otros libros geniales sobre detectives

Hoy en día, todos los libros de detectives tienen la influencia innegable de al menos uno de los siguientes personajes: Dupin, Poirot, Spade o Ripley. Por otra parte, hace falta un artículo aparte para colocar a los mejores títulos detectivescos de cada época.

De todas maneras, a continuación se mencionan algunos libros de detectives imperdibles publicados durante el nuevo milenio (junto a dos del siglo XX):

  • El candor del padre Brown (1911), de Gilbert Keith Chesterton.
  • Dragón rojo (1981), de Thomas Harris.
  • Sé lo que estás pensando (2010), de John Verdon.
  • Las sombras de Quirke (2015), de John Banville.
  • El sueño eterno (2017), de Philip Marlowe.
  • A grandes males (2017), de César Pérez Gelilla.