Saltar al contenido
Cómo Sentirte Bien

Los libros de Sherlock Holmes

27 abril, 2021
Frase de Arthur Conan Doyle.

Frase de Arthur Conan Doyle.

Cuando un internauta solicita en Google “Sherlock Holmes libros” en la pantalla aparecen las historias del (probablemente) investigador policiaco más famoso de todos los tiempos. Se trata de —junto al Dupin de Edgar Allan Poe y el Poirot de Agatha Christie— uno de los personajes “fundadores” del género detectivesco. Es más, la trascendencia de su nombre va mucho más allá del ámbito literario.

De hecho, este ícono de la cultura popular creado por el ilustre Sir Arthur Conan Doyle es una referencia ineludible de las artes audiovisuales. No en vano, ha inspirado más de una treintena de títulos entre largometrajes y series de televisión. En este apartado, las interpretaciones de actores de fama mundial (R. Downey Jr. o Jeremy Brett, por ejemplo) han convertido a Holmes en una figura universal.

Sobre el autor, Sir Arthur Conan Doyle

Nacimiento, familia y primeros estudios

Hijo de los artistas Charles A. Doyle y Mary Foley, Arthur Ignatius Conan Doyle nació en Edimburgo, Escocia, el 22 de mayo de 1859. Creció bajo el cuidado de familia católica, acaudalada y de pensamiento bastante conservador. En concordancia, el joven Arthur fue inscrito en colegios jesuitas de Inglaterra (primaria y parte de la secundaria) y Austria (bachillerato).

Estudios superiores

En 1876, Doyle inició sus estudios de medicina en la Universidad de Edimburgo. Allí destacó debido a sus calificaciones y en distintos deportes (boxeo, rugby, cricket golf)… Del mismo modo, en esa casa de estudios se hizo discípulo del renombrado médico forense Joseph Bell, quien impresionó al joven Arthur con la precisión de sus procesos deductivos.

Primeras historias

Bell tuvo un influjo crucial en la construcción del personaje que le dio fama literaria a Doyle: Sherlock Holmes. Igualmente, El misterio del Valle de Sasassa (1879) —relato corto publicado en el Chambers’s Edinburgh Journal— representó su ópera prima. Al año siguiente consumó su formación como cirujano a bordo del ballenero The Hope, en el Ártico.

Más adelante, se embarcó en el SS Mayumba, buque en el cual recorrió gran parte de las costas de África Occidental. Dichas travesías inspiraron historias como J. Habakuk Jephson’s Statement (1884) y El capitán del Pole-Star (1890). En 1889 recibió su título doctorado gracias a su tesis Tabes dorsal.

Transición hacia las letras

En 1882, Doyle intentó sustentarse de la medicina en el consultorio de su antiguo compañero universitario, George T. Budd. Pero, al igual que sus posteriores despachos en Portsmouth y Londres, esta iniciativa no prosperó. Por lo tanto, comenzó a crear textos con más frecuencia, entre ellos, El misterio de Cloomber (1888) y Estudio en escarlata (1887), la primera protagonizada por Holmes.

También, Conan Doyle tuvo tiempo para dedicarse a jugar golf, fútbol (fue guardameta del Portsmouth AFC) y críquet (formó parte del prestigioso  Marylebone CC). Por otra parte, estuvo casado desde 1885 con Louise Hawkins, con quien tuvo dos hijos, hasta la muerte de ésta en 1906 (tuberculosis). Después, el escritor tuvo tres hijos más en su segundo matrimonio con Jean E. Leckie.

La relación amor-odio de Doyle con Sherlock Holmes

En 1891 Arthur Conan Doyle expresó en una carta a su madre que el personaje de Holmes le estaba “desgastando su mente”. No obstante —a pesar de la supuesta muerte del detective, narrada en El problema final—, el autor escocés lanzó relatos sobre Holmes hasta 1927 (El archivo de Sherlock Holmes). De hecho, Doyle murió en Inglaterra tan solo tres años después de esa publicación, el 7 de julio de 1930.

En cualquier caso, Doyle demostró ampliamente no “depender” de Holmes para crear buenas historias y éxitos editoriales. Entre esas, se destacan los seis libros estelarizados por el Profesor Challenger, sus numerosas novelas históricas —Rodney Stone (1896), por ejemplo— y manifiestos como La gran guerra de los Boer (1900). Este último hizo merecedor al autor edimburgués del título de Sir.

El canon holmesiano

Cincuenta y seis relatos agrupados en cinco colecciones más cuatro novelas componen el denominado canon holmesiano creado por Sir Arthur Conan Doyle. En cuanto al orden para leer las narraciones protagonizadas por Sherlock Holmes, existen dos maneras propuestas.

La primera alude a la biografía del detective, incluyendo una secuencia coherente para su fallecimiento fingido y subsecuente reaparición. La segunda forma de abordar el canon holmesiano es según la cronología de lanzamientos mostrada a continuación (los títulos que no aparecen señalados como novelas corresponden a colecciones de relatos):

  • Estudio en escarlata (1887). Novela.
  • El signo de los cuatro (1890). Novela.
  • Las aventuras de Sherlock Holmes (1892)
  • Memorias de Sherlock Holmes (1903)
  • El sabueso de los Baskerville (1901 – 1902). Novela.
  • El regreso de Sherlock Holmes (1903)
  • El valle del terror (1914 – 1916). Novela.
  • Su última reverencia (1917)
  • El archivo de Sherlock Holmes (1927)

Biografía de Sherlock Holmes

De acuerdo con las pautas de los escritos de Doyle, Sherlock Holmes nació en el año 1854. Era hijo de un hacendado inglés y de una mujer descendiente de artistas galos. Asimismo, tenía dos hermanos: Sherrinford (apenas mencionado en todo el canon holmesiano) y Mycroft.

Recibió educación superior en las materias de química, medicina, derecho y musicología en alguna universidad prestigiosa de Reino Unido (Doyle no señala específicamente en cuál). Es precisamente en esa etapa de estudiante universitario cuando Holmes comenzó sus labores detectivescas, a la par de actividades teatrales.

Rasgos de personalidad

Tras su estancia en la universidad, Holmes se mudó cerca del Museo Británico con el fin de complementar sus estudios científicos. Entretanto, conoció al Dr. Watson —con quien compartió diecisiete de sus veintitrés años de carrera— en el laboratorio del hospital Saint Bartholomew durante 1881. Por su parte, el compañero de Sherlock lo describió con las siguientes cualidades:

  • Aficionado a la literatura sensacionalista. Aunque puntualmente aludió a escritores como Goethe, La Rochefoucaud o Jean-Paul.
  • Evidenció nulos conocimientos sobre Astronomía y Filosofía, escasas luces en Política y nociones básicas sobre las leyes británicas.
  • Era especialista en química y tocaba el violín de manera excelsa.
  • Demostró poseer amplia información sobre botánica (especialmente en cuestiones relacionadas con venenos y drogas), aunque ignoraba asuntos como la agricultura.
  • Manifestó conocimientos básicos sobre geología y composición de los suelos.
  • Boxeador y esgrimista experto.

Otros personajes y algunas curiosidades

Hacia finales del siglo XIX, Holmes rechazó la distinción de sir (caballero del Imperio), mas, aceptó la Legión de Honor de forma reservada. En cuanto a las mujeres, el detective siempre se mostró muy desconfiado hacia ellas a la par de expresiones de caballerosidad, respeto y admiración. En especial, hacia su adorada Irene Adler.

Un némesis con extraordinarias capacidades intelectuales

El brillante profesor Moriarty fue el némesis de Holmes, así como causante de su (aparente) deceso en la cascada de Reichenbach, Suiza. Sin embargo, el eminente detective reapareció tres años después en El regreso de Sherlock Holmes (1903), específicamente en el caso de La casa vacía.

Retiro

Luego de retirarse de sus labores investigativas, Holmes se mudó a Sussex, Inglaterra, para dedicarse a leer sobre filosofía y a la cría de abejas. (Incluso, escribió un manual muy detallado de apicultura). De todas maneras, tuvo tiempo para resolver casi de casualidad otro caso importante en La aventura de la melena del león (1907).

Finalmente, Holmes participó en la planificación de una intrincada misión de contraespionaje en los años previos a la Gran Guerra. Después de 1914 no existe ningún registro (dentro del canon holmesiano) sobre la vida del investigador policiaco más famoso de la historia de la literatura.

Orden de lectura del canon holmesiano de acuerdo con la biografía del detective

La corbeta Gloria Scott

El ritual de los Musgrave

Estudio en Escarlata

La banda de lunares

El paciente residente

El aristócrata solterón

La aventura de la segunda mancha

Los hacendados de Reigate

Escándalo en Bohemia

El hombre del labio retorcido

Las cinco semillas de naranja

Un caso de identidad

La liga de los pelirrojos

La aventura del detective moribundo

El carbunclo azul

El Valle del Terror

El rostro amarillo

El intérprete griego

El Signo de los Cuatro

El Sabueso de los Baskerville

El misterio de Copper Beeches

El misterio de Boscombe Valley

El oficinista del corredor de bolsa

El tratado naval

La caja de cartón

El dedo pulgar del ingeniero

El hombre encorvado

La aventura de Wisteria Lodge

Estrella de plata

La corona de berilos

El problema final

La aventura de la casa vacía

La aventura de las gafas de oro

La aventura de los tres estudiantes

La aventura de la ciclista solitaria

La aventura de Peter “El Negro”

La aventura del constructor de Norwood

Los planos del Bruce-Partington

La aventura de la inquilina del velo

La aventura del vampiro de Sussex

La aventura del delantero desaparecido

La aventura de Abbey Grange

La aventura del pie del diablo

La aventura de los monigotes

El fabricante de colores retirado

Charles Augustus Milverton

La aventura de los seis Napoleones

El problema del puente de Thor

La aventura del colegio Priory

La aventura de Shoscombe Old Place

La aventura de los tres Garrideb

La desaparición de Lady Frances Carfax

La aventura del cliente ilustre

La aventura del Círculo Rojo

El soldado de la piel decolorada

La aventura de los Tres Frontones

La aventura de la piedra de Mazarino

El hombre que se arrastraba

La aventura de la melena de león

El último saludo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies