Saltar al contenido

Suscríbete gratis al blog por correo electrónico

Sólo introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibirás avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 684 suscriptores

Nieves Muñoz. Entrevista a la autora de Las batallas silenciadas

21 de septiembre, 2021

Fotografía: Nieves Muñoz, ficha de autora de la editorial Edhasa.

Nieves Muñoz, vallisoletana y enfermera de profesión, siempre ha estado relacionada la literatura, como escritora de relatos, articulista o colaboradora en revistas literarias. Con Las batallas silenciadas ha dado el salto a la novela. Le agradezco mucho su tiempo, amabilidad y dedicación para esta entrevista donde nos habla de ella y de muchos otros temas.

Nieves Muñoz — Entrevista

  • ACTUALIDAD LITERATURA: Tu novela lleva por título Las batallas silenciadas. ¿Qué nos cuentas en ella y de dónde surgió la idea?

NIEVES MUÑOZ: Hay una anécdota respecto al título. Daniel Fernández, editor de Edhasa, le comentó a Penélope Acero, mi editora, que por qué no lo cambiábamos por Las batallas silenciosas, que quedaba mejor, y las dos nos negamos porque cambia completamente el sentido. No son batallas que se libran en silencio (que también las hay), sino aquellas que se acallan por algún motivo. Y ese es el quid de la novela. 

Por una parte, están esas guerras internas que en una situación límite se luchan y no se cuentan. Estoy convencida (y así lo muestro) de que el ser humano es capaz de lo mejor y lo peor cuando está en juego su supervivencia. 

Y por otra, están las batallas que no se han contado nunca en los libros de historia, como sucede en mi novela, la visión y las vivencias de las mujeres que participaron en la Primera Guerra Mundial. No todo son trincheras, la lucha llegó a todos los rincones. 

La idea original era escribir un homenaje a las primeras enfermeras profesionales que participaron en la contienda. Buscando información sobre ellas llegué a Marie Curie y su participación como enfermera voluntaria y como docente para los cirujanos sobre radiología. Es ella la que lleva al lector de la mano para conocer un hospital de campaña y sus vivencias, y da pie a la entrada de las verdaderas protagonistas, mujeres de a pie, enfermeras, voluntarias, campesinas e incluso una prostituta. Es una novela coral, por lo que las distintas tramas confluyen en una única en la segunda mitad de la historia.

  • AL: ¿Puedes recordar ese primer libro que leíste? ¿Y la primera historia que escribiste?

NM: Fui lectora temprana, pero los primeros que recuerdo fueron los de la colección de Los Hollister, que los leí todos. De ahí pasé a Los Cinco, Los Siete Secretos, Los tres investigadores, la colección de Barco de Vapor… De esta última recuerdo con especial cariño La hija del espantapájaros y Tras la alambrada

Tengo un recuerdo agridulce de una de mis primeras historias. Escribí un cuento para el colegio, una fantasía sobre un cazador que disparaba a un ciervo y el hada del bosque convertía al cazador en ciervo para que se diera cuenta del daño que había hecho. La profesora me preguntó si me habían ayudado y contesté que no. Estuve toda la jornada de cara al perchero, castigada por mentir.

  • AL: ¿Un escritor de cabecera? Puedes escoger más de uno y de todas las épocas. 

NM: En realidad, no tengo un escritor de cabecera. Leo de todos los subgéneros y así es difícil. Pero voy a nombrar alguno de mis referentes.

—En fantasía, Tolkien, por supuesto, pero también Ende o más reciente China Miéville

—Ciencia ficción, Ursula K. Le Guin y Margaret Atwood son fantásticas. 

—Terror, me gusta mucho un escritor español, David Jaso. Y luego los clásicos, Poe o Guy de Maupassant

—En novela histórica, Amin Maalouf, Mika Waltari, Noah Gordon, Toti Martínez de Lezea o Ángeles de Irisarri. 

—Novela contemporánea, Sándor Marai, Donna Tart o un coetáneo mío aún no muy conocido pero que dará mucho que hablar: Antonio Tocornal

—Sobre novela negra me quedo con Stieg Larsson, Dennis Lehane y John Connolly

—Y de romántica con Paulina Simmons y Diana Gabaldon.

  • AL: ¿Qué personaje de un libro te hubiera gustado conocer y crear?

NM: Qué pregunta más difícil. Voy a tirar por la nostalgia. Me leí los libros de Ana de las Tejas Verdes en la adolescencia y de vez en cuando, en días grises, vuelvo a leerlos. Me aportan calma. Así que me quedo con Ana Shirley.

  • AL: ¿Alguna manía o costumbre especial a la hora de escribir o leer?

NM: Soy escritora todoterreno a la fuerza, porque si no aprovecho cualquier espacio y tiempo para escribir, no terminaría nada nunca. Lo único es que sufro de acúfenos (oigo un ruido constante) y prefiero no escribir en silencio porque me resulta molesto. Así que pongo la tele, música, o si estoy fuera, el ruido ambiental de la calle.

  • AL: ¿Y tu sitio y momento preferido para hacerlo?

NM: Básicamente como en la pregunta anterior, cuando me dejan y puedo coger el portátil, en cualquier lugar y momento.

  • AL: ¿Hay otros géneros que te gusten?

NM: Me he adelantado a esta pregunta. Me gusta cambiar de género de lectura, si no me aburriría de leer.

  • AL: ¿Qué estás leyendo ahora? ¿Y escribiendo?

NM: Estoy con Toletum, de Mireia Giménez Higón tras finalizar Resurrecta, de mi compañera Vic Echegoyen. La primera es una aventura situada en Toledo en el siglo XIX y la segunda narra los sucesos durante el terremoto de Lisboa de 1755. 

Justo acaba de terminar el primer borrador de mi segunda novela, que ya está en manos de mi editora, así que me tomo unos días de descanso de la escritura, porque el proceso ha sido intenso.

  • AL: ¿Cómo crees que está el panorama editorial? 

NM: Acabo de llegar a este mundillo y no sé si puedo opinar algo. Me parece que hay una oferta brutal de novedades editoriales y no muchas ventas. Mantener el interés por una novela durante un tiempo es complicado con tantas publicaciones. Por otro lado, el problema de la piratería es una lacra sin solucionar. Con el trabajo que supone escribir una buena novela es una lástima que no se valore como se debe. 

Yo envié el manuscrito sin ninguna expectativa, el hecho de haber terminado de escribir una novela de 540 páginas para mí ya era un logro. Así que todo lo que vino después ha sido maravilloso, sobre todo, las opiniones de los lectores que han hecho suyos los personajes y sus historias. Eso no lo cambio por nada del mundo.

  • AL: ¿Te está siendo difícil el momento de crisis que estamos viviendo o podrás quedarte con algo positivo para historias futuras?

NM: Yo siempre saco algo de cada vivencia, incluso de las más duras. Convivo a diario con la enfermedad, la muerte y la tragedia. E incluso de las situaciones más duras salen historias bonitas. Depende del acompañamiento, de lo que te involucres con los demás, lo que aportes de ti. Como he dicho al principio de la entrevista, cada uno de nosotros es capaz de lo mejor y de lo peor, yo intento buscar siempre lo bueno. 

A %d blogueros les gusta esto: