Gaspar Melchor de Jovellanos

Frase de Gaspar Melchor de Jovellanos.

Frase de Gaspar Melchor de Jovellanos.

Gaspar Melchor de Jovellanos (1744-1811) fue un literato trascendental para las letras españolas del siglo XVIII y principios del XIX. Tuvo como profesiones la de jurista y magistrado. Los escritos de “Jovino” —uno de sus motes artísticos— destacan por un exquisito cultivo del lenguaje y de la literatura castellana. Esta cualidad es muy evidente en sus poesías, estimadas entre las mejores de su tiempo.

Jovellanos también se distinguió por un manejo excelso de otros géneros, especialmente por su prosa elegante y natural. Del mismo modo, desarrolló una lírica refinada y una sátira tan depurada como mordaz. No en vano, su figura era considerada la de un político ilustrado. Por estas razones, es un autor con un peso relevante dentro de la historia política y literaria española.

Biografía

Nacimiento, infancia, estudios y juventud

Bautizado Baltasar Melchor Gaspar María, nació en Gijón, el 5 de enero de 1744. Su familia era noble, aunque poco acaudalada. Desde temprana edad demostró una disciplina encomiable para alguien tan joven, pues compaginaba a la perfección sus obligaciones académicas con su afición por la escritura. En ese tiempo, fue especialmente influenciado por las corrientes ilustradas.

Tras cumplir 13 años se radicó en Oviedo con el fin de estudiar Filosofía en la universidad de esa localidad. Tres años más tarde, se mudó a Ávila para culminar su bachillerato en Cánones. Obtuvo el título en la Universidad de Santa Catalina de El Burgo de Osma (1761). La licenciatura la recibió en el año 1763 en la Universidad Santo Tomás de Ávila.

Primeros trabajos

Luego de cumplir su formación eclesiástica en el Colegio Mayor de San Ildefonso de la Universidad de Alcalá (1764-1767), se trasladó a Sevilla. Allí, fue nombrado magistrado de la Real Audiencia y en 1774 se le otorgó el cargo de Alcalde de Crimen y Oidor de la capital andaluza. Al año siguiente, Jovellanos fungió de secretario de artes y oficios de la Sociedad Patriótica Sevillana.

Asimismo, en 1773 el joven Gaspar completó su primer escrito formal (dramático) El delincuente honrado (publicado en 1787). Por esa época, Jovellanos elaboró piezas neoclásicas notables, entre ellas Jovino a sus amigos de Salamanca y A sus amigos de Sevilla. La primera fue de carácter moralizante, la segunda fue una pieza de temple sensitivo.

En la capital

Jovellanos llegó a Madrid en 1778. Estando allí, ingresó como miembro de la Sala de Alcaldes de Casa y Corte. En los años siguientes fue admitido en la Real Academia de la Historia (1779), en la Real Academia de San Fernando (1780) y en la Real Academia Española (1781). Durante la primera parte de la década de 1780 también fue integrante del Consejo de Órdenes Militares.

Además, el intelectual gijonés fue uno de los impulsores del Banco de San Carlos (1782) y de la Sociedad Económica Matritense (1784). Entre sus escritos en materia mercantil más relevantes de esa época está el Informe sobre la Ley Agraria. En el cual, defiende la liberación de la tierra y aboga por una reforma profunda de la agricultura española.

El fin de las ideas ilustradas

La Revolución Francesa marcó el fin de las ideas ilustradas así como la salida de Jovellanos de la Corte. Por ello, el escritor volvió a su terruño, en donde redactó un Informe de espectáculos para la Real Academia de la Historia. A partir de 1790 recorrió Asturias, Cantabria y Euskadi con el fin de estudiar el estado de las minas de carbón. Su conclusión fue favorable a incrementar la producción.

Posteriormente, bajo el gobierno de la alianza de Manuel Godoy con la Francia revolucionaria, Jovellanos accedió a ser ministro de Gracia y Justicia. Si bien solo estuvo en el puesto poco más de un año (1797), dejó su huella debido a sus intenciones reformistas. Igualmente, se opuso firmemente a la Inquisición y a los los feudos de la Iglesia.

Destierro

Tras una corta estancia en Gijón como consejero de Estado, en 1800 Godoy ordenó su arresto y destierro a Mallorca. El motivo: Jovellanos fue imputado por introducir en España una copia de un libro prohibido, El contrato social, de Rousseau. Adicionalmente, el escritor asturiano se vio muy perjudicado por la creciente tendencia del tradicionalismo anti-ilustrado de entonces.

Tratado teórico-práctico de enseñanza.

Tratado teórico-práctico de enseñanza.

Puedes comprar el libro aquí: Tratado teórico-práctico de enseñanza

En la isla del Mediterráneo elaboró Memoria sobre la educación pública (1802). Del mismo modo, mientras estuvo recluido en el Castillo de Bellver redactó Memorias históricas sobre el castillo Bellver (publicado post mortem) y Tratado teoricopráctico de la enseñanza (1802). Finalmente, fue liberado tres años antes de su muerte, ocurrida el 27 de noviembre de 1811. Tenía 67 años.

Legado

Jovellanos fue autor de un número impresionante de sentencias, censuras e informes de carácter jurídico para el Supremo Consejo de Castilla. De igual forma, su cualidad multifacética queda en evidencia al analizar su amplitud de conocimientos en áreas como economía, historia, pedagogía, geografía y arte. No en vano, su obra escrita abarca más de medio centenar de publicaciones.

En complemento, demostró un interés muy significativo por la etología de los grupos humanos. Pues, la perspectiva del autor gijonés siempre se distinguió por un abordaje integral de cada región u objeto de estudio, enmarcado dentro de una metodología bastante meticulosa. Por esta razón, Jovellanos es considerado un precursor de varias disciplinas científicas desarrolladas durante el siglo XIX.

Sus obras más conocidas

Teatro

  • Pelayo / Munuza, tragedia (1769).
  • El delincuente honrado (1774).

Composiciones poéticas y romances

  • Elogio fúnebre del marqués de los Llanos de Alguazas (1780).
  • Elogio de Carlos III (1788).

Diario y Memorias

  • Diario (1790 – 1801).
  • Memorias familiares (1790- 1810).
  • Diario de viaje desde Bellver (Mallorca) a Jadraque (Guadalajara). Regreso del destierro (1808).

Educación

  • Informe al Protomedicato sobre el estado de la Sociedad Médica de Sevilla y del estudio de la Medicina en su Universidad (1777).
  • Reglamento para el gobierno económico, institucional y literario del colegio de la Inmaculada Concepción de Salamanca, según el nuevo plan aprobado por S. M. a consulta del Real Consejo de las Órdenes (1790).
  • Memorias Pedagógicas. (1790 – 1809).
  • Ordenanza para el Real Instituto Asturiano (1793).
  • Oración sobre la necesidad de unir el estudio de la literatura al de las ciencias (1797).
  • Plan para arreglar los estudios de la Universidad (1798).
  • Plan de educación de la nobleza y de las clases pudientes (1798).
  • Memoria sobre la educación pública o sea tratado teórico- práctico de enseñanza con aplicación a las escuelas y colegios de niños (1802).
  • Bases para la formación de un plan general de Instrucción Pública (1809).

Economía

  • Causas de la decadencia de las Sociedades Económicas (1786).
  • Informe en el Expediente de la Ley Agraria (1794).
  • Informe sobre la extracción de aceites a reinos extranjeros. (1774).
  • Informe sobre el fomento de la marina mercante (1784).
  • Informe sobre sustituir un nuevo método para la hilanza de la seda (1789).

Arte

  • Plan general de mejoras propuesto al Ayuntamiento de Gijón (1782).
  • Informe a la Junta General de Comercio y Moneda sobre el libre ejercicio de las artes (1785).
  • Memoria del castillo de Bellver, descripción histórico- artística (1805).

Política

  • Primera representación a Carlos IV (1801).
  • Segunda representación a Carlos IV (1802).
  • Representación a Fernando VII (1808).
  • Memoria en defensa de la Junta Central (1811).