El cigarrillo electrónico contiene un químico prohibido en alimentos y que puede causar cáncer, según un estudio

EFE

Cigarrillo electrónico

Los cigarrillos electrónicos contienen un compuesto químico que puede causar cáncer y que se ha prohibido como aditivo de los alimentos, según un estudio que se publica en la revista JAMA Internal Medicine. El ingrediente, llamado pulegona, “está presente en extractos de aceite preparados de menta y sus variedades como hierbabuena y menta poleo”.

Lo asegura Sairam Jabba, investigador del Departamento de Anestesiología en la Facultad de Medicina Duke, en Carolina del Norte (EE UU). “La pulegona es un carcinógeno que causa cáncer hepático, metaplasia pulmonar y otros neoplasmas en los roedores que reciben administración oral”, añade el artículo.

En 2018, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidoss (FDA, en inglés) prohibió la pulegona sintética como aditivo en los alimentos. Estudios recientes llevados a cabo por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades han detectado cantidades sustanciales de pulegona en los cigarrillos electrónicos que se venden con sabores de menta y mentol, y en los llamados “productos de tabaco sin humo” que se venden en EE UU.

Aún así la FDA no ha dictado regulaciones acerca de la presencia de este compuesto químico en los estos cigarrillos y tabacos de mascar que sus fabricantes promueven como alternativa más saludable para los cigarrillos comunes.

Jabba y su colega Sven Eric Jodt, quien encabezó el estudio, analizaron si las marcas más vendidas de cigarrillos comunes mentolados, tres marcas de e-cigarrillos y una marca de “tabaco sin humo” contenían suficiente pulegona como para preocuparse por esa presencia.

Consideraron como usuario leve al consumidor diario de 5 mililitros diarios de vapor de un e-cigarrillo, o media cajilla de cigarrillos, o 10 gramos de tabaco de mascar. El moderado era aquel consumidor diario de 10 mililitros (ml.) de cigarrillo electrónico, 1 paquete de cigarrillos o 20 gramos de tabaco “sin humo”. El usuario intenso consumía a diario de 20 ml de líquido en el cigarrillo electrónico, 2 paquete de cigarrillos, o 30 gramos de tabaco de mascar.

La comparación de sus hallazgos con los niveles que la FDA considera relacionados con tumores en los animales de laboratorio determinó que la pulegona en estos productos excede los umbrales de preocupación. Los cigarrillos mentolados comunes, en cambio, contienen niveles de pulegona por debajo de los límites de la FDA.

En EE UU, al menos seis personas han muerto y centenares han sufrido complicaciones pulmonares vinculadas al uso creciente de cigarrillos electrónicos -un hábito conocido como vapeo- que se promueven con sabores artificiales.

La semana pasada el secretario de Salud norteamericano, Alex Azar, dijo que la FDA “trabaja para prohibir los cigarrillos electrónicos con sabores“. Una semana antes, la gobernadora de Michigan, la demócrata Gretchen Whitmer, decretó la prohibición de la venta de cigarrillos electrónicos, convirtiendo al estado en el primero que veda esos productos.