Saltar al contenido
comosentirtebien.com

Arroz rojo contra el colesterol: ¿más seguro que las estatinas?

6 noviembre, 2021

 

En Estatinas: ¿existe una situación de abuso de estos fármacos contra el colesterol?, hablamos el pasado verano sobre estos medicamentos que tienen como base la lovastatina, una sustancia con propiedades farmacológicas sobre la síntesis del colesterol de baja densidad, también llamado colesterol malo o LDL.

La lovastatina, y otras moléculas de estructura similar, consiguen bloquear la 3-hidroxi-3-metilglutaril-coenzima A reductasa, un enzima determinante para que se forme la lipoproteína del colesterol.

La lovastatina, y las estatinas en general, son una serie de subproductos del metabolismo de los mohos del género Aspergillus sp mohos del género Aspergillus sp. Fueron descubiertas en los años 70 del siglo pasado y solo se producen cuando el hongo vive en unas condiciones de laboratorio muy controladas.

Entre sus propiedades, como se ha dicho, se encontró su eficiencia para mantener el colesterol a niveles normales en personas que sufren hipercolesterolemia.

Ahora bien, habida cuenta de que tienen algunos efectos secundarios -como el riesgo de daños hepáticos (2%) y de mialgia (20%), el dolor muscular crónico- los especialistas coronarios las aconsejan solo en pacientes que ni siquiera con la mejora de su dieta consiguen regular los niveles de colesterol LDL, es decir que seguramente presenten un problema metabólico. En estos casos, la eficiencia de las estatinas está absolutamente demostrada.

No obstante, las estatinas arrastran una larga polémica precisamente por la sobre prescripción que planea sobre ellas. Así lo atestigua un estudio con modelos informáticos de la Universidad de Zúrich de 2018 que concluía que casi la mitad de los pacientes que están prescritos no tiene necesidad de estatinas, pues puede bajar el colesterol LDL mejorando la dieta o por otros medios, como los esteroles naturales vegetales.

En este contexto ha aparecido en nuestro mercado el arroz rojo o de levadura roja, aunque sus efectos se conocen casi desde el mismo momento en que se descubren las estatinas. La razón es que las mismas investigaciones estudiaron algunos de los subproductos que genera la levadura que crece sobre este arroz (Monascus purpureus) también en condiciones especiales.

Uno de ellos era monacolina K, una molécula homóloga de la lovastatina y por tanto una estatina. Pero mientras que la segunda fue patentada, la primera, al tratarse de un producto milenario, quedó para libre uso como suplemento poco regulado.

En efecto, el arroz rojo existe en la cultura china y japonesa desde hace miles de años como suplemento culinario -colorante, para shake, etc.- y también medicinal: aunque el descubrimiento del colesterol LDL sea reciente, ya se tomaba en la dinastía Ming (1378-1644) para tener vigor, aligerar la digestión y mejorar la sangre.

Se produce cuando la espiga del arroz es infestada por esta levadura, que produce unas secreciones rojas que colorean los granos. Al principio su eficiencia era discutida como alternativa a las estatinas comerciales, pero a medida que han ido apareciendo estudios que confirman su utilidad para controlar el colesterol, como este, las autoridades sanitarias han ido aceptando su uso.

En Europa, la agencia europea encargada de la seguridad alimentaria (EFSA) ha aprobado la alegación científica “La monacolina K del arroz de levadura roja contribuye al mantenimiento de los niveles normales de colesterol en la sangre” y ha regulado su venta en farmacias en forma de suplementos.

Ahora bien, tanto la EFSA como la FDA norteamericana dejan claro que no todo el mundo debe acceder a este suplemento, y excluyen de él por principio a los menores de 18 años y a las mujeres embarazadas, puesto que se desconoce qué efectos secundarios puede producir.

Por otro lado, las estatinas bajan el colesterol en general -el HDL tanto como el LDL-, y en individuos con niveles normales esto puede generar problemas metabólicos y hepáticos.

Las agencias de seguridad alimentaria también recomiendan abstenerse de su ingesta en caso de consumir alcohol, pomelo -debido a interacciones secundarias- y medicamentes inhibidores del citocromo P450, así como otras estatinas u otros medicamentos “tipo danacol” para bajar el colesterol con esteroles vegetales.

Jordi Sabaté
Ir a la fuente

Creative Commons License
Este artículo se publica bajo licencia CC-BY-SA   Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 International License.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies